Presagio.

Conservarte,
eso sería lo mas viable en estos momentos,
cuando la pared ruge cada vez que rozas con ella tu espalda,
cuando infringes las normas que dictan tu cuerpo.

El viento a desperdigado los sinsabores que te rodeaban,
y apagado el antaño rescoldo de tu llanto,
gracias al destino o a un desenlace casual,
ese que se sostuvo tanto tiempo de un hilo,
que mantuvo mi cuerpo en el vértice del desfiladero,
y destruyó mis sentidos,
para enfrentarte cuerpo a cuerpo.

Ya no es poesía tu cuerpo,
ni versos mis dedos jugando en tu vientre,
el sol salió hace rato,
tus ojos aún están cerrados
pero de tu boca aún emergen tempestades,
destrozándolo todo,
quemando mi subconsciente.

Y aunque así,
despacio y voraz arrastro mis sueños,
los voy carcomiendo de agua y sal,
y adormeciéndolos con el sonido del mar,

Aunque es irreal que estuviste en mi cama,
surrealista y metafórico,
que rocé tus frías nalgas con mis pies mojados,
con el frío invernal que se adueñaba de tu aliento,
pisoteando una estrella fugaz
como respirando hacia tus adentros.
Pero realmente sin ti soy mas yo,
ya puedo posar mis pies sobre el suelo,
ya no me urgen tus manos,
hasta mantengo el equilibrio si te suelto,
y si me apuras,
hasta puedo comenzar a abandonar pasos tras de mi,
aunque en momentos se ausente mi cordura,
y lastime esos ratos que derivan en mis penumbras.

Es ley de vida tu absolución,
ya no diriges sentimientos,
y menos melancolías,
ni recuerdos ni oración,

También has de saber
que están surgiendo nuevas melodías,
y nuevamente voy coleccionando palabras y secretos,
y hasta en sutiles madrugadas,
a gritos el silencio,
me dice muy bajito que deambula mi guitarra,
Pero ahora ya no será casual verla por entre mis sentidos,
será difícil verla reposar tanto tiempo en su viejo ataúd,
solo piensa en nacer y renacer,
hasta quedar sedienta de sones y acordes que la alaben,
en el fondo es presumida y amiga de los espejos,
dice no saber nada,
pero me susurra que es cuestión de tiempo.

Copyright © 2014
All rights reserved
http://www.antoniobenavente.com
Twitter: @benaventemusic

Nada urge.

Así te tengo,
tan encallada a mis adentros como algo usual,
tan embebida en mis remordimientos,
mirándome pero sin hablar…

Así te tengo,
tan encallada a mis adentros como algo usual,
tan embebida en mis remordimientos,
mirándome pero sin hablar,
los latidos de mi pecho son los epicentros de tus neuras,
son tormentas y tempestades,
que voraces auguran la soledad,
entrando hasta el cosmos de mis sortilégios
unificando los confines de tu tierra y mi mar.

Nada es absurdo mientras te miro,
el reflejo liviano del amanecer,
resplandor en tu rostro que se marchita por segundos,
la hiel se me derrite ante el sol de este otoño,
que se marcha muy sutilmente aunque suele girarse mientras se aleja,
ya que suele sentirse como algo muy tuyo,
pero mientras el horizonte se tambalea,
las nubes se apagan,
y se tambalean las montañas,
tu sigues vislumbrando lo monótono de mis días,
el estrecho asfalto que me lleva hasta tus ojos,
pero tú,
vestida de tul y avanzando por sobre mis penumbras,
te manchas de recuerdos,
de carmín, de soledades de viejos augurios
de primaveras sin estación,
pero ya nada es como antes,
ya nada te asusta.

Ya no me urge,
no me hace falta mi sino,
ya no se tambalean las barcas que anclé en el océano,
porque nada es liviano mientras te alejas,
mientras con tus manos rompes el nombre de mi destino,
como también lanzaste a los cuatro vientos la sal de la marea,
y las olas de tu playa yacen vagando en la orilla,
míralas como el tic tac del reloj oscilan,
como se van hundiendo mis años,
quedan marcados en la arena a golpe de fuego,
desojando margaritas sobre si te quiero o no te quiero,
en las arrugas de mis manos albergo las horas que me vieron pasar,
en ellas se acomodan los recuerdos,
y en los surcos de mi rostro el anhelo,
porque ya nada urge,
solo el batir del aire del sur arremolinando tu pelo,
y tus labios escarchados por el frío de este invierno,
como también por tus pupilas eclipsando mis sueños,
y tu risa plasmada en mis oídos cuando te sentía a lo lejos,
pero no quiero desvariar estos versos,
al fin y al cabo ya nada urge,
todo queda en el futuro,
en el principio de esta incertidumbre.

Copyright © 2014
All rights reserved
http://www.antoniobenavente.com
Twitter: @benaventemusic